Conoce el paso a paso para extraer el aceite de romero ¡imperdible!

Paso 1: Recolecta las hojas de romero

El primer paso para extraer aceite de romero es recolectar las hojas frescas de la planta. Puedes hacerlo en tu propio jardín si tienes un romero allí, o puedes comprarlo en una tienda de productos naturales o herbolario. Asegúrate de elegir hojas sanas y sin signos de daño o enfermedad.

Paso 2: Lava y seca las hojas de romero

Una vez que tengas las hojas de romero, es importante lavarlas para eliminar cualquier suciedad o residuos. Puedes hacerlo sumergiéndolas en agua fría y removiéndolas suavemente. Después de lavarlas, coloca las hojas sobre una toalla de papel o un paño limpio para que se sequen completamente. Esto puede llevar algunas horas, así que ten paciencia.

Paso 3: Prepara el material necesario

Para comenzar el proceso de extracción, necesitarás algunos materiales básicos. Estos incluyen:

  • Hojas de romero lavadas y secas
  • Aceite de oliva u otro aceite portador
  • Tarro de vidrio con tapa hermética
  • Frasco de vidrio oscuro para almacenamiento
  • Filtro de café o tela de muselina


Paso 4: Tritura las hojas de romero

Una vez que las hojas de romero estén secas, puedes comenzar a triturarlas para liberar su aroma y propiedades. Puedes hacerlo de varias formas: usando un mortero y una mano, picándolas finamente con un cuchillo o incluso colocándolas en una bolsa de plástico y golpeándolas suavemente con un mazo de cocina. El objetivo es descomponer las hojas en trozos más pequeños.

Quizás también te interese:  Fideua De Pescado Con Setas

Paso 5: Mezcla las hojas trituradas con el aceite portador

Una vez que hayas triturado las hojas de romero, es hora de mezclarlas con el aceite portador. El aceite portador es el medio que se utilizará para extraer las propiedades del romero y diluirlas. Puedes usar aceite de oliva, aceite de almendras o cualquier otro aceite vegetal de tu elección.

Puedes seguir leyendo el artículo completo aquí.